Cartas y caligrafías – RL 248 (Edición impresa)

  • 29.00

    Litoral nº 248
    Cartas y caligrafías

    SKU: RL248. Categoría: .

Se dice que una carta de amor escrita en Babilonia hace más de cuatro mil años es el primer documento del género epistolar. Desde entonces, la carta ha sido un vehículo excepcional de comunicación entre los hombres. “Yo sostengo que la carta es, por lo menos, tan valioso invento como la rueda en el curso de la vida de la humanidad”, afirmaba Pedro Salinas en su libro El Defensor. En el mundo clásico grecolatino, las cartas sirvieron para difundir teorías filosóficas, para dar noticia de acontecimientos políticos y campañas militares o para tratar asuntos relacionados con el arte y la literatura.

A lo largo de la Edad Media se consolida la función didáctica del género epistolar, siguiendo la tradición latina del ars dictaminis y sus cánones retóricos; con la salvedad de algún epistolario íntimo (el de Pedro Abelardo y Eloísa, a comienzos del siglo xii), las cartas seguían siendo un privilegio reservado a la Iglesia y a las universidades. Petrarca sienta las bases del Humanismo, cuya perspectiva afectará tanto al discurso científico (Leonardo da Vinci, Galileo) como a la expresión de la subjetividad (de Erasmo a Montaigne). Se ha dicho con razón que el género epistolar es un género femenino por excelencia. Vermeer de Delft reflejó en sus cuadros la intimidad de mujeres que leían y escribían cartas; las epístolas familiares de los siglos XV y XVI preceden a la gran aportación de Madame de Sevigné en el XVII, modelo para los grandes escritores del Siglo de las Luces, que es también el momento de auge de la novela epistolar.

De la corte a los salones, existe una “política del arte epistolar” que se ajusta a las necesidades de cada época. Será en el siglo XIX cuando se produzca la democratización de la carta al extenderse el uso del sello de correos. Románticos, realistas y malditos expresan pasiones amorosas, estrategias literarias, ambiciones y fracasos.

En la historia reciente de Litoral se han publicado numerosas cartas inéditas. El número que ahora presentamos se orienta más bien hacia una selección de cartas fundamentales en la historia de la cultura, desde la antigüedad clásica hasta el siglo XX y atiende también a la evolución de la escritura, a la caligrafía y a las cartas de artistas, cartas dibujadas que muestran otra vertiente interesantísima del género epistolar.

Con una antología de poemas relacionados con las cartas se cierra esta entrega de Litoral que quiere ser un balance o una despedida de la carta en su sentido tradicional, desplazada ya, tal vez definitivamente, por los nuevos sistemas de comunicación.

 

Esas cartas de amor
que leen otros,
esas cartas que, frías y desnudas,
resistiéndose tiemblan
de verguenza
frente a los ojos que
entrevén obscenos
los actos inocentes,
los más puros,
esas cartas raptadas, violadas
quizá por otro amor —irresistible.

Jorge Guillén

 

Max Jacob
1876–1944 
a Pablo Picasso

Paul Delvaux
1897-1994 
a Claude Levi-Strauss

Benjamín Palencia
1894 -1980
a Emilio Prados y Federico García Lorca