Rafael Pérez Estrada. El demiurgo —RL261— Edición impresa

Poeta, narrador, novelista, autor teatral, dibujante: Rafael Pérez Estrada (Málaga, 1934-2000) es un creador total, y es propio de autores como él ofrecer una obra que constituye un mundo personal y extenso en el que difícilmente pueden trazarse límites internos. La obra de Pérez Estrada, tanto en lo literario como en lo plástico, es amplísima, lo cual no ha mermado la coherencia en cuanto al estilo y al mundo que refleja: un mundo fascinante, presidido por la fuerza de lo imaginal, que ha causado la admiración de cuantos han acudido a ella, y que ha merecido valoraciones entusiastas por parte de lectores y críticos cualificadísimos. Pablo García Baena ha hablado de que «nunca pierde el brillo de lo poético que nos guía por el bosque denso de sus libros y que nos llevará de sorpresa en sorpresa hasta la flor vivaz de lo inusitado. Porque esta es la virtud o el pecado grato que de Rafael esperan sus devotos lectores: el asombro». Estamos ante una obra de la que dijo Guillermo Carnero: «un lujo que nuestra sociedad no puede permitirse». Desde el inicial Valle de los Galanes (1968) hasta el póstumo Bajo el cielo indeciso (2004), a lo largo de más de cuarenta títulos, Pérez Estrada ha ido, estilísticamente, desde el barroquismo verbal extremo de sus primeros libros (Obeliscos, Fetario de Homínidos Celestes, Luciferi Fanum) hasta esa otra forma de lo barroco que es lo conceptual y conciso (Libro de Horas, Bestiario de Livermoore, Breviario, El grito, El levitador y su vértigo…), y siempre con la guía de la pasión por la palabra y por la imagen, y con el convencimiento de que la excelencia literaria se basa en el tratamiento del lenguaje. Rafael Pérez Estrada: señor de la imaginación, transgresor, refractario a clasificaciones, artista poliédrico.

 

RAFAEL PÉREZ ESTRADA

RAFAEL PÉREZ ESTRADA

RAFAEL PÉREZ ESTRADA

RAFAEL PÉREZ ESTRADA